Friday, January 18, 2008

Los otros autores



Me gusta definirme como un músico de vocación tardía. Aunque no es del todo cierto, pues vocación la he tenido siempre (que no formación, soy autodidacta) y en los 80 tuve un grupo pero que no llegó muy lejos porque no nos lo tomamos en serio. Bueno, creo que no tuvimos cojones, que no es lo mismo (lo hemos hablado entre nosotros ahora unos 20 años después) , se vivía muy bien en la facultad.

Pero siempre he hecho canciones y es algo que no puedo evitar. No sería el primer artista que desarrolla y da a conocer su obra pasados los 40, ni seré el último. Tras varios intentos de tener una banda en condiciones, ahora lo he conseguido, buenos músicos (más jóvenes que yo y que no les importa estar en la banda de un viejo) y mucho compromiso e ilusión.

Ninguno pensamos en grandes contratos discográficos (creo que ni los deseamos, ya hemos rechazado dos propuestas de multinacionales) pero si queremos hacer nuestra música, divulgarla y ¿porque no? poder vivir de ella.
Recientemente hemos estado tocando en Estados Unidos. Nos dijeron que allí no tendríamos problemas en buscarnos la vida y muy bien, aunque solo fuese tocando en directo.
Pero ya se sabe que la cabra tira pal monte y aunque vamos a volver por allí, nos gusta nuestra tierra.
Lo malo de nuestra tierra es que no tiene término medio, o te forras y con un disco ya no das palo al agua o no tienes forma de subsistir en la música sin tener otro trabajo (como banda o solista me refiero de composiciones propias).
Ahora se ha montado un chocho tremendo con lo del canon digital y como siempre en estos debates a nosotros, los otros autores y que somos mayoría, nos dejan fuera y que nos den. Y es que los políticos piden el voto a la mayoría pero luego gobiernan para las minorías.
Políticos que se enganchan al carro del oportunismo, consumidores cabreados y con razón, mafias que quieren seguir viviendo del cuento y no sé cuantos más.

En el fondo con este jaleo se sigue ocultando la verdadera raíz del problema. En España no exite la profesión de músico. Las sociedades que dicen representarnos están dominadas por la editoriales (o sea por las discográficas multinacionales) que no quieren diversidad y quieren ganar la mayor cantidad de pasta con la menor inversión posible. La SGAE se refunda en 1988 dando entrada a los Editores, osea metiendo al zorro en el corral. Es curioso que estas fechas coincidan con la crisis de la música en España (desde los 90 solo se sacaban recopilatorios, canción ligera, volvían por enésima vez gente como el dúo dinámico, raphael, etc..) Y ya con la comercialización de las grabadoras de CDs (curioso invento lanzado por una multinacional del disco) e Internet vieron en la piratería el clavo al que agarrarse para vivir subvencionados por los gobiernos sin aportar nada la cultura, solo al negocio.

Tocar en directo y cobrar dignamente es, en España, un imposible. Los autores tienen que andar reclamando aquello que les pertenece a sus entidades de gestión que siempre liquidan poco y mal. Unas entidades de gestión que no dicen como tienen conocimiento del repertorio que se utiliza y reparte a quien quiere y así hasta el infinito podría seguir. Dicen que los derechos de autor incentivan la creatividad: curioso esto porque quienes más cobran llevan sin sacar nada nuevo décadas. Realmente lo que incentiva es tener el mayor abanico de oportunidades y no recibir ingresos por nada. ¿O acaso alguno de vosotros iríais a trabajar si ,sin hacer nada nuevo, os ingresasen la pasta igualmente?

Comprendo, como imagino que comprenden muchos internautas que alzan su voz contra la SGAE, que los autores tenemos que vivir de nuestra obra, que las fuentes de ingreso de los músicos son los directos, la venta de discos y el cobro de derechos de autor( no sé yo si este concepto habría que revisarlo y redefinirlo). Actualmente también el merchandising puede representar una parte importante de ingresos para una banda.
Los modelos de negocio están cambiando y nos tenemos que adaptar. Las sociedades de gestión nos están haciendo un flaco favor con el escándalo que están montando. Solo les interesa recaudar para los editores, se hacen palacios y en cambio no hacen nada por fomentar la música , toda la música que se hace en España, incluido el rock (o ¿acaso el rock no es cultura?)
En vez de una SGAE lo que debería existir es un Sindicato de autores y cantautores, que dignifiquemos nuestra profesión, que el Gobierno en vez de subvencionar a parásitos y monopolios, invierta ese dinero en proteger la actividad musical y la creatividad-tienen más bolos las bandas de versiones que las que tocan sus composiciones-, que haya unas tarifas mínimas por tocar en directo ( y se dejen de leches de pasar el papelito de la SGAE que al final a nosotros no nos llega) y que se establezcan circuitos y plataformas para la difusión de nuestra música.

Creo que ya va siendo hora de que los autores le plantemos cara a quienes nos oprimen.

1 comment:

deslicer said...

Poner autores y editores juntos....y nos tenemos que creer que los editores defienden los derechos de los autores?

La profesión de músico...es una condena.
Es una vergüenza que haya tantos "defensores" de la cultura, y que la cultura esté dejando de existir para que sólo haya productos de mercado.
Mientras están siendo "tan ý tan bien defendidos", resulta que los músicos en su mayoría no pueden sino malvivir de su trabajo. Y cuando digo malvivir, es malvivir de verdad.
Pero si los músicos no pelean un poco, así seguirán siempre...