Monday, October 08, 2007

Road To Dallas


Aarf, arf .... voy con la lengua fuera. Esto de ser una rockstar española puede con el más pintado. Y es que los rockstar españoles , si exceptuamos a Rosendo, claro, nos tenemos que buscar la vida con otra cosa para poder pagar las facturas. Porque con los 200 eurillos que te pagan (cuando hay suerte y no tienes tu que vender entradas, hacer lapublicidad y si te queda tiempo preparar repertorio de composiciónpropia, que para eso somos rockstars) en los garitos pues no da para pagar las facturas, llevar los niños al cole, la comida del perro, que maldita sea cuando se me ocurrió comprarle el pienso ese de Día, por aquello del ahorro, que estuvimos a punto de rebautizarla como "Pelfas". Eso sin contar con los millones de discos no vendidos, pero si miles de veces descargados que la SGAE no nos paga pero si que recauda en concepto de canon, porque me consta que la gente se los baja, se hace sus cedés o se los pasa al mp3 y, aunque sea un día, los escucha. Cosa, sea dicho de paso, que nos mola y enorgullece. ¡ Viva la gente !
Bueno a lo que iba, que esta mañana (y llevo así desde el miércoles) levántate a las 5 porque toca Central Nuclear a dar cursos de prevención, ya ves. Llegas a las cuatro de la tarde a casa, come las sobras (de los niños, no de la perra, aunque todo llegará), lleva al enano a vacunar de la gripe, sal de naja a comprar púas y cuerdas (porque no debemos olvidar que somos rockstars españoles y lo dejamos todo para el final). Y gracias que el concierto es en Dallas, porque si es en Madrid aún tienes que ir a hacer la compra 20 minutos antes de la prueba de sonido y no veas el cuajo que tienen las cajeras del Día y para colmo siempre me toca delante la señora que o tiene que cambiar algo o tarda una eternidad en encontrar el céntimo que le falta.
Así me tenéis preparando el primer concierto de The Homeless Bones en Estados Unidos, cuna del rock (del de verdad, no la chiflaina que nos venden aquí cuatro niñatos todos con el mismo sonsoniquete y hasta con nombres parecidos de grupos). Os podéis imaginar como me siento cuando oigo cosas sobre esos niñatos, que están depres porque no les viene el estro o mil gilipolleces más.
Me gustaría verles en mi lugar. O mejor no , que se aguanten, jamás probarán las galletas de perro de Día.

Os mantendré informados.


2 comments:

RitaBxr said...

¡Vamos, Eme, dales caña de la montaña! Que se enteren los gringos lo que vale un pata negra.

Disfruta el momento y ya nos contarás los éxitos obtenidos al otro lado...

¡Arriba Homeless! :D

Eme Navarro said...

Gracias Sofía, va por tí.